Seleccionar página

El DISEÑO BIOFÍLICO consiste en la incorporación de elementos propios de la naturaleza en construcciones, espacios urbanos, e interiores de las viviendas.

Con este sistema se consigue una mayor confortabilidad y bienestar en la vivienda, sustituyendo el azulejo, hormigón, mortero, y demás materiales fríos; por tierra, vegetación, y elementos que evocan la naturaleza.

El principal objetivo es que las personas se sientan más feciles, más conectadas con el espacio, y que tengan mayor facilidad de encontrar la paz al estar en contacto con la naturaleza.

Existen tres puntos principales del diseño biofílico:

1. Naturaleza en el espacio: Conexión visual y no visual con la naturaleza, como por ejemplo los olores, sonidos, humedad, flujos de aire, y las sensaciones que son más propias de la naturaleza.

2. Naturaleza análoga: Es la utilización de sistemas decorativos que emulen el movimiento y la forma de los elementos naturales.

3. Naturaleza sobre el espacio: La idea de construir espacios abiertos.