Seleccionar página

En el diseño de interiores, la cocina es una de las zonas de la vivienda que exige especial atención, por ello vamos a hacer un recorrido por los distintos materiales que componen las puertas de los armarios de la cocina.

 

MELAMINA

Las puertas de melamina están compuestas por aglomerado recubierto de una capa superficial de poco espesor de melanina.

Pueden construirse a 4 cantos, o postformados (haciendo curvas en los vértices)

Se puede dar un poco de relieve, aumentando así la imitación a la textura de madera.

Son económicas

 

POLILAMINADO

El cuerpo de las puertas están compuestas por DM, al que se le reviste con una capa de plástico que se adhiere a la base, por tanto se le pueden dar muchas formas.

 

LAMINADO

Las puertas laminadas están compuestas por DM recubierto de una capa estratificada (varias capas de melamina). Antiguamente se llamaba Railite.

Sólo se puede realizar a cuatro cantos, pues la capa superficial tiene demasiado espesor para ser doblarla.

Es de mayor calidad que el acabado con melamina.

 

LACADO

Estas puertas están compuestas por DM recubierto de pintura sintética de laca.

Se le pueden dar varias formas, como por ejemplo puertas antiguas con disposición de marcos.

El acabado transmite sensación de mayor calidad.

 

MADERA

Las puertas de madera pueden ser macizas, o llevar una capa superficial de madera, o bien disponer el cuerpo de una madera de menor calidad que la capa superficial vista.

Se pueden lacar.

Al ser un material que se encuentra en la naturaleza transmite una mayor calidez.

Son las más caras de las presentadas.